viernes, 11 de septiembre de 2009

Dia 0....llegada a roncesvalles


El sábado por la mañana enfilamos el camino hacia Roncesvalles. Finalmente no fue necesario alquilar coche como tenia inicialmente planeado pues por una estupenda carambola, un conocido también subía a hacer el Camino con su hija y pude apuntarme con ellos. Llegamos a Roncesvalles hacia las 6 y media . El viaje se hizo largo pero placentero. Durante el mismo pude reconstruir mentalmente las etapas y soñar con ellas. Recuerdo que al pasar por Pamplona pude ver el alto del Perdón con sus molinos. Poco imaginaba lo duro que me resultaría llegar a el y es que nada que uno escucha en esto del Camino, reproduce la realidad....ni para lo malo ni afortunadamente para lo bueno.

Llegamos a tiempo para sellar mi flamante y precioso primer sello en mi aun muy bisoña credencial en la oficina del peregrino. Tras ello pude cumplimentar el test que te dan para saber los datos de los peregrinos que van saliendo. Tras algunas fotos en plan "guiri" despistado ( y digo despistado porque andaba yo en vermudas y manga corta y en Roncesvalles la gente iba con forros polares) fuimos a la misa del peregrino con coro incluido. Lo cierto es que me gusto y me hizo sentir bien. Enumeraron las nacionalidades de todos los peregrinos que salíamos al día siguiente y al final de la misa con independencia del credo religioso de cada uno nos invitaron a acercarnos al altar para bendecirnos y desearnos una sana y agradable peregrinación.

Tras ello, mis conocidos se ubicaron el el camping de Roncesvalles y a mi me llevaron a Burguete donde tenia reservada una habitación en una casa rural. Por cierto lugar encantador, con excelente trato y muy agradable ambiente. Descargue la bolsa y guarde el remolque y la bici en el garaje privado de la casa rural. Quedamos que tras "situarnos" ellos volverían a Burguete y cenaríamos algo. Así lo hicimos y tras cenar un plato combinado nos despedimos pues al dia siguiente había que madrugar. Ya en la habitación, me prepare el equipo del día siguiente y me metí en la cama. Apagada la luz me sentía bien...con nervios...pero bien. Soñaba con despertarme y empezar a pedalear.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada