miércoles, 16 de septiembre de 2009

Dia 9....Vega de Varcarcel - Sarria

Ese dia el despertar fue un tanto surrealista. Es costumbre en algunos albergues que a cierta hora lo despierten a uno con acordes de algun tipo de musica suave. Ya tuve ese estilo de despertar en Ventosa pero ese dia la musica se mostraba con un tono molestamente alto. Al saltar de la cama, fui a buscar la ropa que el dia anterior habia dado a la hospitalera para meter en la secadora. Cuando baje las escaleras del dormitorio, vi un altavoz en una banqueta dirigido hacia el hueco de la escalera. Quizas sean imaginaciones mias pero aquello mas que aspirar a ser una especie de tranquilo modo de despertarnos parecia el toque de diana de un cuartel. En fin, recogi mi ropa, me vesti bastante temprano y poco a poco se fue levantando el resto de la cuadrilla. Como para no despertarse...en un momento dado y esto si que solo lo he visto en Vega, entro una empleada de la limpieza abriendo ya luces, trastos de limpiar en ristre que nos acabo de "convencer" de que debiamos, ya no de irnos en santa paz a seguir nuestro camino si no mas bien a largarnos de alli que ya era tarde. Como aclaracion dire que debian ser no mas de las 7 y media. En fin...otro golpe de buen hacer y de hospitalidad del albergue en cuestion Alli mismo servian desayunos pero ninguno de todos tenia el mas minimo interes en quedarse ni por simpatia ni por sufrir un expolio parecido al de las claras de la tarde anteior. En fin...que sali a la calle y empece a sacar la bici de la cocina para cargar la bolsa en el remolque, cuando con una molesta voz chillona me escuche a mi espalda que no me "olvidara" de pagar la secadora ( por el "modico" importe de 4 euros por cierto). Le dije a la hospitalera que no pasara pena que no lo habia olvidado y le pague. Cargamos todo y no nos fuimos....mas bien nos "largamos". Que sirva esto para que quien pase por alli sepa lo que va a encontrar en aquel albergue....avisados quedais....


Pedaleamos hasta una panaderia en Vega donde nos tomamos el desayuno de rigor para preparar la etapa reina. Nos esperaba el "Tourmalet" del camnino....el famoso O,Cebreiro. Tras pagar salimos hacia alli. Yo como siempre me quede de furgon de cola y con parsimonia y calma me dirigi hacia alli las estribaciones de la citada altura. Los primeros kilometros hacia O,Cebreiro son idilicos....poquita subida...paisajes preciosos ( pero que bonita es Galicia....) pasas por Ruitelan , por Herrerias hasta que se llega a la primera "tentacion" del dia. Una bifurcacion que te invita a seguir por donde van las bicis ( con dibujito incluido en el suelo) y otra en donde amenazante donde te muestra el camino de los que van a pie ( o para los "machotes" en bici...jeje). A mi con cartelitos....como dice el amigo del foro bikerman, "si hay que subir se sube"....mariconadas las precisas (esto lo digo yo...jeje). Asi es que me voy hacia la izquierda...una vez mas se confirma que la ignorancia es muy valiente. Como se ve en la foto tiro hacia la tierra y empiezo a subir. Al principio la cosa no parece tener demasiada dificlutad cuando de repente en una giro hacia la izquierda, aparece la cruda realidad. Un subidon lleno de piedras como bolas de bolos solo ciclable para verdaderos maquinorros....ahora los doctorados en empujin, se van a convertir en verdaderos "cum laudems". Poco tardo en sacarme el paravientos porque empiezo a chorrear sudor a base de bien. Asi es que en fases de molinete y empujin, me voy tragando O,Cebreiro con resignacion cristiana ( para esto si venia mentalizado). Llego arriba exhultante y contento y feliz tras un par de fotos en actitud euforica subido a un talud de pidras, me tomo algo de beber departiendo con un club ciclista de veteranos la mar de simpaticos a los que les hace mucha gracia mi remolque y...para el Poio.

De esta "pequeña" sorpresa final si habia oido hablar a los veteranos asi es que algo mentalizado, voy. Sigo en la tonica de ir todo el rato posible por el camino de tierra evitando la carretera y me voy acercando a los para mi peores 500 metros del camino de Santiago ( en aquel momento pobre de mi no lo sabia). Cuando ya es casi visible del todo el bar que hay en la cima del Poio, me doy con esos 500 metros. Al verlos me di cuenta de que me habia dejado dos cosas en casa primordiales para el camino. Unos pies de gato para mi y unos grampones para la bicicleta..o en su defecto un cabrestante situado en la cima para remolcarnos a los dos....jajajja. La virgen que final!!!.....son 4 rampas pero tras toda la ascension a mi me dejaron "muerta". Como prueba de mi paso por alli fotografie el mojon del Alto del poio...faltaria mas. Una vez arriba, descanse un poco y recuperada la irrigacion cerebral, me dispuse a ir a por mi recompensa. Dicha recompensa era la bajada desde alli hasta Triacastela. Esta vez si la iba a hacer por tierra pues la sabia tecnica, virada y rapidilla y esa no me la queria perder.


Una vez mas monto el soporte preparado para tal efecto, esta vez filmando hacia atras desde el propio sillin y me tiro cuesta abajo.Tambien en este caso tarda uno en dar con la bajada pero al final va apareciendo y es verdaderamente divertida si bien cuando uno fuerza el limite se da cuenta de que bien puede gestarse el desastre. Es muy pedregosa y con muchos reguerones bastante traicioneros pero al igual que con la bajada del perdon es todo lo peligrosa en que la osadia de uno la quiera convertir. Eso si, bajada rapido tiene su miga y se volvio a poner de manifiesto que en segun que lugares no es baladi, tener una buena y bien regulada doble suspension con unos frenos adecuados. Llegue a Triacastela bastante cansado pues la bajadita si se hace rapido te pone a prueba y una vez alli, ya enfile hacia Samos. Llame al resto de la trouppe para ver por donde andaban y habian tirado por San Xil, yo ya no estaba a tiempo de hacerlo asi es que segui mi camino hacia Samos. Al llegar alli, pare a tomar algo y a echar un vistazo al monasterio (precioso por cierto) y en un giro a muy poca velicidad me patino la rueda de delante y casi me voy al suelo. No le di mayor importancia pues pense que la rueda habia resbalado accidentalmente pero al siguiente giro me paso lo mismo, de nuevo caso acabo con mis huesos en el suelo. Fue entonces cuando vi la naturaleza del problema. Habia pinchado. Imagino que bajando hacia Triacastela habia forzado demasiado la nota. Lo cierto es que vi que la rueda no estaba desinchada del todo asi es que supuse que tras tomar algo podria meterle un bote de aire a presion y me duraria lo suficiente para llegar a Sarria donde arreglar el pinchazo de mi tubeless adecuadamente. Asi lo hize y tras tomar algo de beber, le meti el aire a presion y sali flechado hacia Sarria. Andaba yo bastante cansado ya a esas horas del dia, y las alturas del principio del dia me habia dejado tocado de fuerzas pero no podia dormirme pues la rueda sin duda no tardaria demasiado en volver a no tener presion. Afortunadamente llegue deprisa a Sarria y enfile hacia una tienda de bicis que me habian indicado que habia y pude reparar el pinchazo y renovar la botella de aire comprimido gastada. Tras eso, me diriji hacia un albergue del que me habian hablado mis compadres telefonicamente cuando aun estaba en Samos y en donde habian comentado a la hospitalera que me guardara sitio. Finalmente llegue, selle pague...y a la ducha a hacer el ritual del final del dia. Sacarse el sudor y el polvo del cuerpo y lavar el equipo. Ese dia hubo quorum y pusimos varias lavadoras y secadoras entre todos asi que me ahorre la colada rudimentaria hecha a mano.



Aqui de nuevo he de decir que nos toco la loteria. no tenia ninguna informacion contrastada de albergues buenos en Sarria y la divina providencia nos llevo a"Los Blasones". Lugar regentado por "Tita". Persona dulce y cariñosa de excelente trato y profesionalidad que nos acojio con todo detalle. Su casa es acogedora, inmaculadamente limpia, alegre, iluminada y es una casa antigua con tres pisos y perfectamente restaurada con muebles de muy buen gusto y detalles cuidados de decoracion. Una vez mas es como estar de visita en una casa particular. Las bicis quedan en un patio interior perfectamente guardadas por cierto. Al lado mismo del albergue nos recomendo Tita un lugar para cenar en donde cenamos muy a gusto y a un precio razonable. Tras la cena, Tita nos regalo con su compañia y estuvimos charlando hasta tarde y solo el sentido comun nos llevo a la cama sabedores de que al dia siguiente teniamos otra etapa que cubrir.


Lo dicho...una delicia de lugar con una delicia de persona dirigiendolo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada