martes, 15 de septiembre de 2009

Dia 7....Leon - Rabanal del Camino

Tras el tan "saludable y deportivo" trasiego de la noche anterior, digamos que cuando me desperte no estaba yo en mi mas pleno estado fisico. Esto de pedalear, "nocturnear" y hacer el Camino con gente a los que saco 10 años iva a acabar con mi salud....jeje. Pero aunque bien se cumplio aquello de que "noches alegres, mañanas tristes", salte de la cama hacia las 8, me duche y me fui a desayunar. Como la tienda de bicis no abria hasta las 10, decidi que iria primero a la Catedral de Leon pues la tarde anterior antes de irnos de tapas la visite por fuera y me parecio preciosa. Asi es que fui a verla con mas calma para hacer tiempo hasta que abrieran la tienda de bicis. El caso es que dentro, me encontre al amigo Juan, el manchego que tambien era madrugador pese a la juerga y tampoco quiso perderse la catedral por dentro. Ambos le echamos un vistazo y sellamos la credencial. Le pregunte por el resto del grupo y me dijo que los chipioneros estaba aun en los brazos de morfeo y que como yo, el tambien habia acudido a una tienda el dia anterior a cambiar la cadena de su bici para ahorrarse mas disgustos futuros. Quedamos en que tras recoger las bicis nos llamariamos y cada uno se fue a buscar su maquina. Yo recogi la mia, enganche el remolque que habia quedado guardado en la misma tienda y me fui al hotel a recoger la bolsa que habia quedado en consigna. Tras ello, llame a Juan y quedamos en vernos en San Marcos a la salida de Leon. Me dijo que los chipioneros ya habian saltado de la cama y que ya nos atraparian. Tras ello salimos pedaleando con el joven Adria que tambien se habia añadido y nos fuimos direccion Virgen del Camino. Se habla de que es lioso salir de Leon y si se sale por ahi no lo es demasiado. Si bien lo que si es cierto es que vas circulando por carretera con coches y has de ir subiendote y bajandote de la cera de las viviendas del extraradio hasta que llegas a Trobajo. Desde alli sigues sin dejar la carretera hasta Virgen del Camino y una vez alli ya no hay demasiada dificultad para orientarse. Como era tarde y la etapa era larga en kilometraje, decidimos evitar ir por Villar de Manzarife y tiramos a la brava hacia Hospital de Orbigo (mas de un veterano me confirmo que tampoco me perdia nada si hacia eso). El caso es que alli el terreno es agradecido y si no tienes viento en contra, te plantas en Hospital en nada. Hicimos los 40 kilometros que separan Leon de Hospital en apenas una hora y tres cuartos. Plato grande, piñon pequeño y a rodar en plan contrareloj. Una vez alli y viendo que habiamos recuperado el tiempo perdido, yo segui con mi sana costumbre de hacer parada y fonda y echarle carburante a las venas en forma de un bocadillo, un par de coca colas y cafe. Juan y Adria, tiraron antes que yo y quedamos en que nos iriamos viendo durante la etapa. Hablaron de cumplir con el ritual obligado en Leon de comerse un cocido maragato hacia la hora de comer. Pero yo soy incapaz de meterme semejante monton de colesterol y de grasa en el cuerpo para a continuacion pedalear asi es que yo les dije que en todo caso al final del dia ya cumpliria yo con el ritual. Asi pues, ellos se adelantaron y al rato sali yo. Pedalee comodo hasta Astorga (el palacio de Gaudi de la foto esta alli) y alli hice la visita cultural y las oportunas fotos. Luego segui ya en direccion a la ultima parte de la etapa y una vez deje atras Murias de Rechivaldo, enfile la subidita que lo lleva a uno a Rabanal. Hasta alli se asciende suave, pero el terreno es un tanto incomodo por lo roto pero como me sabia bien de horario subi animadamente hasta el punto final de la etapa. Nada mas llegar, me volvio a sorprender cuando alguien se dirigio a mi por mi nick del foro bicigrino, un desconocido que decia estar alli "esperandome". Dire que el individuo en cuestion es como un armario de tres cuerpos que para verlo del todo te has de estar un par de minutos. Era el amigo "Albertos" que intuyendo mis etapas y estando tambien por alli realizando su propio Camino, vino a que nos conocieramos. Tras departir un ratito con el, pase por la obligada ducha y acabaron llegando el resto del equipo chipioneros incluidos. Si fue entonces como en compañia de Alberto me suministre un cocido maragato para cenar. Tras ello volvimos todos al albergue pues al dia siguiente teniamos "tema"....nos esperaba nada mas salir la "temible" Cruz de Ferro.....

Respecto al albergue de Rabanal solo decir que para mi a sido junto con el de Acacio & Orietta con diferencia lo mejor del camino. Es "diferente" al de Vilora. Mas grande y populoso pero es extraordinariamente entrañable. Isabel, la mujer que lo regenta es un encanto de mujer. Cariñosa y dedicada es persona de tan fuerte caracter como de trato bondadoso y una vez mas te hace sentir que el Camino tiene puntos que lo hacen especial y sin duda ese es uno de ellos. Alguien que te besa al llegar con cariño aun sabiendote sudado y oliendo a choto como si fuera una tia que hace años que no te ve es algo que hoy en dia es cuanto menos sorprendente pero increiblemente gratificante. Y no crea el que lea esto que es un trato dulzon y con sobreactuacion porque no lo es en absoluto. El albergue en si, es alegre, limpio, acogedor con un patio interior en donde quedan las bicicletas perfectamente seguras y una vez dentro te parece que estas en una especie de reunion familiar en lugar de en un lugar de paso. Como una muestra mas del trato decir, que antes de irnos a cenar dejamos la lavadora en marcha....y al volver de cenar ( que ni nos acordabamos) ella unilateralmente habia vaciado la lavadora y la habia tendido en los tendederos del patio....vamos...alucinante. Como decia , es como si visitaras a una tia que te cuida como un crio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada